Home Nacional El abandono del IMSS: a sus 17 años, con cáncer, es relegado...

El abandono del IMSS: a sus 17 años, con cáncer, es relegado a cuidados paliativos en lugar de recibir quimioterapia

18
0

En las sombrías y angostas salas del Hospital General de Zona 004 del Instituto Mexicano del Seguro Social en Iguala, Guerrero, la lucha de Sergio Armenta contra el cáncer alcanzaba un trágico crescendo. A sus jóvenes diecisiete años, el destino lo había arrastrado por un laberinto de negligencia médica y desesperación familiar.

La voz entrecortada de su madre, una melodía de dolor y desesperanza, resonaba en la penumbra de una llamada telefónica. Era un grito desgarrador, una súplica de ayuda arrojada al vacío. La promesa de tratamiento en el Hospital de Alta Especialidad Siglo XXI, en la Ciudad de México, se desvanecía como una ilusión efímera. Las autoridades del IMSS, con su fría indiferencia, habían relegado a Sergio al olvido, condenándolo a un destino incierto.

En medio de la incertidumbre y la desesperación, la abogada Andrea Rocha se alzaba como un faro de esperanza en la oscuridad. Con tenacidad y determinación, buscaba sensibilizar a las autoridades, presionándolas para que brindaran a Sergio el tratamiento que tanto necesitaba. Pero sus esfuerzos parecían ser en vano, atrapados en un laberinto de burocracia y negligencia.

La conversación telefónica era un eco desgarrador de la tragedia que consumía a la familia Armenta. La madre, con su voz temblorosa, relataba el calvario de su hijo, atrapado en un limbo de dolor y sufrimiento. Las palabras se deslizaban entre sollozos, un torrente de angustia y desesperación que amenazaba con arrastrarlos a la oscuridad.

En el corazón del conflicto yacía la decisión fatídica de los médicos del IMSS. Habían condenado a Sergio a un destino cruel, privándolo del tratamiento que podría salvarle la vida. Las quimioterapias, un rayo de esperanza en un mar de desesperación, se les negaban cruelmente, relegándolo a un destino de sufrimiento y agonía.

Pero la lucha de Sergio no había terminado. A pesar de la adversidad, su espíritu indomable seguía ardiendo con una intensidad feroz. A través del dolor y la desesperación, se aferraba a la esperanza, alimentando la llama de la resistencia en su interior.

En las sombrías y angostas salas del Hospital General de Zona 004, Sergio Armenta luchaba por su vida, un símbolo de la injusticia y la negligencia que padece el sistema de salud en el gobierno de Morena. Su destino pendía de un hilo, atrapado en un torbellino de burocracia y desesperación. Pero mientras su corazón siguiera latiendo, la esperanza nunca se extinguiría.