En el próximo regreso a clases, los y las niñas podrán decidir libremente como presentarse. Ahora las escuelas deberán respetar su personalidad y darles la oportunidad de peinarse como quieran o usar el uniforme que les sea más cómodo.

Recientemente la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) anunció que los y las alumnas de las escuelas de niveles básico, medio y medio superior ya podrán asistir a clase con el ‘look’ que más les acomode o se sientan más cómodos/as.

A diferencia de como venía siendo la dinámica escolar desde hace más de 50 años en los que los estudiantes debían seguir un código de vestimenta, un tipo de peinado o color de cabello, la CONAPRED informó que ahora esto podrá estar sujeto a la libre elección de los alumnos, de acuerdo a su personalidad y gustos.

Esto quiere decir que los niños y niñas de escuelas públicas y privadas, podrán asistir a clases con el estilo de cabello que más les guste o les represente. Además, en el caso de las escuelas públicas, esta propuesta se suma a la ya aplicada en la que se estableció el «uniforme neutro» para quienes se sintieran más cómodos de usarlo.

Es entonces que para este regreso a clases 2022, durante la próxima semana, los estudiantes ya podrán acudir libremente a sus escuelas sin temor a que los maestros les nieguen la entrada por no cumplir con la imagen del colegio. Las niñas podrán asistir a clases con pantalón y lo niños con falda si así lo desean y el color de cabello o el tipo de corte no será un impedimento.

Mediante un comunicado publicado el pasado 19 de agosto, la CONAPRED informó que en este nuevo Ciclo escolar 2022-2023, y dado que se trata del regreso 100% presencial de la mayoría de los niños tras el confinamiento por Covid-19, se va a priorizar el respeto a la identidad.

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) mostró su rechazo contra las escuelas del país que se oponen a que sus alumnos asistan a clases con el cabello largo o teñido de colores y pidió que, de ahora en adelante, se respete la apariencia de los estudiantes.

El organismo aseguró además que del 3 de enero al 15 de agosto recibió un total de 487 casos relacionados con peticiones de jóvenes estudiantes de secundaria, preparatoria y universidades, a quienes se les negó la entrada, la permanencia y/o el egreso en los planteles por el estilo o color de cabello que portaban.

Tras la cuarentena por Covid-19, muchos jóvenes estudiantes decidieron cambiar su estilo de cabello, y adoptaron alguno con el que se sienten más cómodos, identificados y seguros, por lo que ahora los institutos deberán respetar esto y no negarles el derecho a la educación.

Artículo anteriorLayda Sansores denuncia a ‘Alito’ ante el SAT por comprar dos McLaren por 19 mdp en efectivo
Artículo siguienteUcrania celebra su independencia entre el temor a nuevos ataques

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí